Los consejos de Muchas

La piel

  La piel constituye el envoltorio de nuestro cuerpo. Es un precioso vestido que sobrellevamos a lo largo de nuestra vida y que será un factor determinante para tener un aspecto joven y atractivo. Es un órgano vital tan importante como cualquier otro.

  Es un tejido flexible, impermeable, y relativamente resistente, que se renueva de forma constante y que nos protege del medio exterior, regulando al mismo tiempo el medio interno.

 Para la mujer, la piel es su mejor aliado. Si no se toman medidas preventivas, los efectos beneficiosos del aire y del sol pueden resultar perjudiciales, de modo que se acentúan el desgaste y el envejecimiento, puesto que la receptividad de cada individuo, varia según la persona y la edad.

  Consejo: UNA PIEL BIEN TRATADA Y CUIDADA, SUAVIZA LAS FACCIONES Y REJUVENECE A CUALQUIER MUJER Y HOMBRE.

Funciones esenciales de nuestra piel

  La piel realiza una serie de funciones fundamentales para la vida y la salud, como:

  • Proteger el cuerpo de la acción exterior. La protección la ejercen la queratina y la melanina como elementos primordiales.
  • Albergar el sentido del tacto, sensación de dolor, presión, frió, calor.
  • Eliminar sustancias nocivas, como el sudor, a través de las glándulas sudoríparas.
  • Actúa como reguladora de la temperatura del cuerpo. La regulación la harán las glándulas sudoríparas a cargo de las cuales está también mantener la acuosidad del organismo.
  • Absorber oxigeno, luz, agua, imprescindibles para la vida celular.

Tipos de piel

  ¿Cómo detectar nuestro tipo de piel?

  Todos los tipos de pieles presentan diferentes características que se pueden observar visualmente, táctil mente y sensorialmente.

  • Piel normal
  •   Se presenta como una piel con aspecto liso, aterciopelada, con una textura fina y regular observando una tez luminosa, mate y de un grosor medio. Habitualmente corresponde a una persona joven. Su tacto es suave, con buena tonicidad, elasticidad e hidratación, sin zonas grasas ni secas.

Cómo detectar la piel normal

    • Comodidad de la piel
    • Buena resistencia del maquillaje
    • Insensible a las variaciones atmosféricas.

Cuidados diarios

  Conservar el equilibrio y protección natural y prevenir el envejecimiento.

  • Piel seca
  •   Presenta un aspecto liso, textura apretada regular, es una piel fina, tensa con líneas de expresión, propensa a rojeces difusas, con una acentuación y tendencia a las arrugas. Es una piel poco gruesa, con ligera rugosidad, falta de lípidos y poco elástica.

    Cómo detactar la piel seca

    • Sensación de tirantez
    • Sensibilidad al frió y al calor
    • Falta de comodidad y confort
    • Poca resistencia al maquillaje

    Cuidados diarios

      Limpieza sin eliminación de lípidos, aportar cuerpos grasos, ofrecer protección y prevenir el envejecimiento.

  • Piel grasa
      Presenta poros dilatados, una textura de piel gruesa, con presencia de comedones y aspecto brillante. En su tacto, manifiesta sensación de dureza debido a la acumulación importante de lípidos y de restos celulares, teniendo un tacto rugoso y lustroso.

    Cómo detectar la piel grasa

    • Poca resistencia del maquillaje
    • Sensibilidad debida a la obsesión por quitarse los comedones
    • Incomodidad y trasudor.

    Cuidados diarios

      Limitar las secreciones sebáceas, limpiar con suavidad, sanear, regular la función sebácea y limitar la deshidratación.

  • Piel sensible
  •   Una piel que requiere un especial cuidado, presenta un tono habitualmente más claro, de una textura fina, con presencia de rojeces difusas y capilares aparentes y dilatados. En su tacto tienen una sensación de calor e irritación.

    Cómo detectar la piel sensible

    • Reacción a las variaciones atmosféricas
    • Sensibilidad al frío y al calor
    • Intolerancia a determinados cosméticos
    • Picores.
    • Poca estabilidad a maquillaje.

    Cuidados diarios

      Limitar las secreciones sebáceas, limpiar con suavidad, sanear, regular la función sebácea y limitar la deshidratación.

Etapas esenciales de la belleza

  El buen funcionamiento y conservación de la piel pasa por los cuidados básicos de la piel.

  Cuidados diarios:

  •  Limpiar: Etapa esencial para eliminar el maquillaje, las impurezas y células muertas consiguiendo una mejor oxigenación.

    ¿Como hacerlo?


      Aplicar generosamente el desmaquillante, gel o loción con los dedos sobre el rostro y cuello, trabajando la piel mediante pequeños movimientos circulares, proceder a continuación a retirar con un algodón o un papel desmaquillante.
  •  Tonificar: Para completar la limpieza y cerrar los poros, además de preparar la piel para el tratamiento de día o de noche.

    ¿Como hacerlo?


      Aplicar con un algodón en el rostro y cuello, secar a continuación con un pañuelo de papel.
  • Proteger: Para proteger adecuadamente la piel debemos reforzar la protección natural contra las agresiones externas, para aportar a la piel los elementos esenciales para su equilibrio.

    ¿Como hacerlo?

      Con la utilización de los tratamientos diarios para el rostro, aplicando cada mañana una pequeña cantidad de crema sobre el rostro cuello y escote, realizando movimientos ascendentes sobre el rostro y descendentes sobre el cuello.
  • Tratar, nutrir, regenerar y estimular: Para conservar el aspecto de una piel joven, debemos reforzar y estimular las funciones vitales, conservando la luminosidad y la firmeza y tonicidad de la piel a través de los tratamientos de noche.

  Tratamientos específicos

  Son cuidados específicos de manera a utilizarlos temporalmente o a diario en función del estado de la piel.

  • Contorno de ojos

      La piel del contorno de ojos es diez veces más fina que el contorno de ojos por lo que el cuidado debe ser desde edades muy tempranas, procurando mantener la piel del contorno de ojos permanentemente hidratada. Aplicando un contorno de ojos diariamente, mañana y noche antes del tratamiento habitual.
  • Peeling o exfoliante

      Es impresdincible la eliminación de células muertas de nuestra piel, ya que además se renueva cada 28 días, por lo que el exceso de las mismas puede dar lugar a una queratinización de la piel, por lo que en función del tipo de piel el peeling o exfoliante, debe realizarse continuamente y de manera constante.

Modo de aplicación:

    • Peeling: aplicar una pequeña cantidad en el rostro y cuello, evitando el contorno de los ojos, trabajar con la yema de los dedos mediante movimientos circulares, procurando no desplazar los tejidos, y aclarar con agua abundante.
    • Exfoliante: aplicar tras la limpieza del rostro, en una capa muy fina en el rostro y cuello evitando el contorno de ojos, dejar secar y retirar.
  • Mascarillas

      Este tipo de producto supone un embellecimiento y un tratamiento intensivo para el rostro adaptado siempre al estado y necesidades de la piel: deshidratación, sensibilidad, desvitalización.

  Aplicarla continuamente 1 vez por semana.

Hábitos saludables para tu piel

  El estado de la piel tiene relación directa con la alimentación y con el ejercicio físico.

  Entre las necesidades orgánicas de la piel figuran las proteínas, las grasas, los minerales y, muy en particular, el agua y las vitaminas, sobre todo las A, C, D, E y las del grupo B. Debido a ello, cuanto más equilibrada y variada sea la nutrición, más sana y tersa será la piel, y más tardarán en aparecer las temidas arrugas.

  El ejercicio, que estimula la circulación de la sangre por la aceleración del ritmo cardíaco, aporta a las células dérmicas los nutrientes y el oxígeno que necesitan. Además, mantienen equilibrado el proceso de regeneración de las células, fortalece los tejidos conjuntivos e incrementan la producción de colágeno. Por otra parte, la transpiración que se produce con el ejercicio físico ayuda a eliminar y a limpiar los poros. 

Eliminar asperezas de la piel

  Si deseas suavizar los codos, rodillas y talones de los pies, usa una piedra pomez cada vez que te bañes... cuando la piel esté mojada y lo suficientemente humedecida, pasa cuidadosamente por el área que desees la piedra pomez, sin tallar muy fuerte; cuando salgas de bañarte ponte crema humectante y verás que poco a poco la zonas se suavizan y se aclaran.

Piel de seda 

  Si quieres una piel de seda, pon dos cucharadas de avena molida, una cucharada de miel y una de leche hasta lograr una pastita. Ponla en cualquier parte de tu piel, dejala reposar durante 15 minutos y enjuaga. Esta receta sirve como exfoliante, así tendrás una piel radiante.


TRABAJA CON NOSOTROS   -   CONTACTO
Hogarlin, S.A. | Baixada Gándara, 9 - Coruxo | 36330 VIGO (Pontevedra) | tlf. +34 986 214 747   -   Aviso legal